Acompañado en 42 solitarios kilometros

0
13

¿Saber vivir con nuestros fracasos?
Vivir de los éxitos es muy fácil pero también he tenido decepciones, superar retos es algo maravilloso, pero también he tenido retos que ni siquiera he conseguido empezar, viajar y visitar muchos lugares es espléndido pero las maletas se quedaron hechas en casa demasiados dias, obtener grandes resultados personales ha alegrado momentos de mi vida, pero no olvido otros momentos en que mi esfuerzo fue en vano. Debemos ser capaces de buscar objetivos pero también hay que ser concientes de que algunos jamás llegarén a cumplirse.| Yo he estado dos meses pidiendo disculpas, pasando páginas de vidas destrozadas, buscando un lugar donde encontrarme, pasar revista de errores y saber llorar y reir con la misma facilidad, agarrarme y abrazarme a todas aquellas personas que me quieren, sin miedo a perderlos. Los que perdí jamas me quisieron y los que ahora tengo serán por toda la vida. Asi, debemos ser concientes de las zancadillas que nos puede dar el mundo, de esa capacidad que tenemos los humanos de caer en agujeros similares demasiadas veces, debemos autocriticarnos y culparnos de todo aquello que nos merecemos, sin látigos pero sin caricias, todo con su justa medida. Yo hablé hace pocos dias de equilibrar pasiones, tambien debemos equilibrar nuestros éxitos y nuestros fracasos, sabernos levantar, sabernos agarrar a quien debamos, eso estoy haciendo. No quiero habla de mi pasado, seria injusto por que en el habido también muchos éxitos, solo que los fracasos me persiguieron durante años. Quiero hablar del mayor de los éxitos, el saber sobrevivir a los errores, a los fracasos, levantarse, levantar la cabeza, y escoger otro camino, pero para conseguirlo necesitas motivos, necesitas corazones nuevos, o corazones que nunca quisiste romper, corazones que pareces notar como si fuesen los tuyos propios, y ahora tengo muchos corazones algunos les tengo más amor que otros, son distintos sentimientos, de entre estos corazones, uno es mi madre, que estuvo ahi cuando me habia caido y otra es una mujer que estuvo ahi sabiendo que me levantaria. Asi en Empuries, en la mi marathon numero 75, lugar de historia antigua y historia personal, lugar de sonrisas, pasiones, conseguí ganar. Digo conseguí por que que nadie dude de que ese era mi objetivo, pero ahora si soy conciente de que el no lograr un objetivo no me va a hacer sufrir demasiado, no derramare lágrimas internas, por que mi camino, el camino de buscar objetivos es más exitoso que el mismo objetivo. Fueron 42 kms de absoluta soledad pero fue una soledad fisica, tan alejada gracias a dios de otras soledades. Estaba tan acompañado de tantas personas que no tuve tiempo de ver el paisaje tan espléndido de ese dia tan maravilloso (que me perdonen las diosas Tierra e Historia), estaba tan acompañado de tantas personas que me gritaban dentro de mi, que no escuchaba esa música pegada a mis oidos ni los gritos de animos de todos mis compañeros. Demasiados corazones me rodearon durante esos kilometros, maás que demasiados fueron los suficientes, mis padres y mis hermanas, a los que habré fallado tanto que no puedo mas que intentar darles todo lo que pueda durante los años que nos queden de vida, amigos que me dieron la mano sin vernos, y que aunque la distancia, nuestras razones, nuestras vidas nos alejen recordaré sus abrazos y sus castigos como el mayor de los premios. Acompañado de sensaciones, como el amor a personas que hace poco que te regaló el tiempo, y que parece no quieres perderlo jamás sin verlas, esa persona no vio nada bueno de mi, y ahora parece limpiarme los ojos, ella intuyó, casi presentió quien era, y yo solamente soy yo con ella, mi vida ahora es demostrar quien soy, desvestirme de trapos impuros, limpiarme el alma y masajearla para ella, plegar esas banderas de mentiras. Esas sensaciones me acompañaron, el amor, la amistad siempre eterna si es verdadera, la familia, tan poco valorada hasta que intuyes que la estás perdiendo. Acompañado de recuerdos, por que que nadie olvide que fui feliz en bastantes momentos, pero en aquellos momentos en los que siempre estuve bien acompañado recuerdos de lugares que no sé si vere alguna vez, recuerdos de éxitos que no si repetiré, recuerdos de sonrisas que no paro de repetir, cada curva, cada kilometro, cada reflejo del fuerte sol, cada golpe de viento me recordaron mis sufrimientos, mis alegrias, mis lagrimas, mi errores y mis aciertos, de todos esos recuerdos he aprendido, no he acabado una época deportivamente hablando, ni estoy triste (todo lo contrario, jamas he estado tan feliz como ahora) solo la he modificado, he madurado esos momentos que me llevaron a mis pozos, ahora parezco pisar praderas con flores, rodeado de almas que no dejan de abrazarme. Y finalmente acompañado del perdon y del agradecimiento. No me cansare de pedir perdón a los que fallé, a los que si me quisieron y me siguen queriendo jamas quisé herir, a los que se ofendieron por alguna palabra, gesto o accion mia en épocas ya olvidadas. Y el agradecimiento a aquellos que me perdonaron, que me dieron la mano sin importarles mis errores y a los que heridos no sintieron que me debian castigar sino enseñar, abrazar y querer. Asi espero que jamas tenga que volver a pedir perdón y que los demas se sientan agradecidos más que decepcionados. Yo seguiré mi camino, el deportivo y el vital y regalando victorias y ayudas a todos aquellos que quiera, de momento pàra todos vosotros esta victoria, esta marathon numero 75, este éxito en una vida de demasiados fracasos ocultos, gracias y perdon

COMPARTIR
SalvaPou
Atleta. Corredor de fons. Maratonià. Fotògraf. Editor de la web d'atletisme www.atletisme.cat.

Deixa un comentari