Una chapuza condena a los atletas de la Agrupació

0
34

Una cosa es perder en la pista, otra muy distinta, ser víctima de una serie de atropellos. Eso es lo que ocurrió en Córdoba.
Indignados. Así se declaran los miembros de la Agrupació Atlética Catalunya que el pasado 13 de mayo sufrieron los rigores de un encuentro rocambolesco correspondiente a la fase de ascenso a la División de Honor en Córdoba. Había mucho en juego. El equipo catalán tenía fundadas esperanzas de lograr el pase a la jornada final en la que se decidirá el anhelado ascenso a la máxima división pero, por una serie de caóticas circunstancias, se encontraron con un resultado falseado. La Agrupació Atlética Catalunya impugnó el encuentro pero el resultado final fue ratificado ayer mismo por la Federación Española, incapaz de echar marcha atrás. Lo que pasó en Córdoba fue realmente grave, tal y como recogió el acta del juez árbitro. El encuentro debió disputarse en Barcelona pero la celebración del GP de Fórmula 1 en el circuito de Montmeló lo hizo del todo inviable. De ahí que la sede fuese trasladada a la ciudad andaluza. A partir de ese punto, empezaron las irregularidades.| La organización fue desastrosa, los martillistas se encontraron con un artefacto que no pesaba lo reglamentario y el que se atenía a las normas, disponía de un cable más corto de lo normal. La prueba empezó con un considerable retraso. La vestimenta de muchos de los atletas participantes tampoco se ajustó a la normativa vigente; en los 400 metros vallas se olvidaron de poner una hilera de obstáculos (hubo nueve y no diez), los testigos utilizados en las pruebas de relevos fueron de plástico, la marcha se disputó al mismo tiempo que el martillo –lo que está terminantemente prohibido…– y lo peor llegó en el 800 metros. El atleta de la Agrupació que corría por la calle 4 –Hector Cantó– fue descalificado incomprensiblemente de acuerdo al insólito criterio de un único juez instalado en la entrada libre, a más de 50 metros de distancia. En su opinión, invadió la calle 3. ¿Cómo pudo presenciar la infracción? Nada justifica esa decisión. Y la perdida de esos puntos resultó crucial en la suerte de la eliminatoria. Hubo más. En la prueba de disco, los jueces consiguieron sacar de sus casillas al atleta de la Agrupació, Jaume León. Le midieron mal su sexto lanzamiento. Hubo una protesta generalizada del resto de competidores. Le permitieron repetir el tiro y, en el colmo de lo incomprensible, perdieron, de nuevo, la señal. El atleta trataba de conseguir mínima para el Europeo júnior. En el momento de iniciar el viaje de regreso, la Agrupació Atlética ocupaba el segundo lugar en la clasificación final, lo que le daba derecho a participar en la final. Pero cuando sus componentes se encontraban en mitad de la Mancha, ya de vuelta a casa, supieron que habían sido postergados al tercer lugar. Eso les dejaba sin posibilidad de entrar en la definitiva fase de ascenso a la máxima división. Por cierto que los atletas catalanes tuvieron que alquilar vehículos para poder regresar a Barcelona. Los responsables de la Agrupació solicitaban repetir el encuentro pero ayer mismo llegó la respuesta de la Comisión de clubs. Su negativa abre una nueva brecha en la credibilidad de este deporte.

COMPARTIR
SalvaPou

Atleta. Corredor de fons. Maratonià. Fotògraf. Editor de la web d’atletisme www.atletisme.cat.

Deixa un comentari