El gran Bekele también sorprende fuera de la pista

0
60

El etíope Kenenisa Bekele, doble campeón mundial de cross por segundo año consecutivo, es el rey del circuito, admirado por todos los atletas rivales, pero también sorprende fuera de la pista por alguna costumbre alimentaria que no encaja en el ideal del exquisito cuidado del deportista. Cuentan sorprendidos miembros del equipo español de cross que vieron al joven campeón comiéndose un tremendo bocadillo dos horas antes de proclamarse campeón del mundo como si se tratase de la cosa más natural del mundo. Y no contento con tan sabroso bocado previo a la competición, se dio otro homenaje después de visitar el podio, pero esta vez en la calle y a base de hamburguesas. "Que tío, le vimos zampándose un bocadillo enorme dos horas antes de la carrera sin pestañear, y encima se reía", dijo sorprendido un entrenador del equipo español de cross sobre una escena que también extrañó a los atletas. "Con su calidad lo puede hacer. Si lo hiciera yo, me ahogaría en carrera", señaló un fondista español. Kenenisa Bekele estalló el año pasado en Dublín con el doble título en cross corto y largo, en ambos casos con un dominio insultante y una aparente ausencia de tensión y fatiga que recuerda más un juego que una competición, a un entrenamiento de especial calidad. El etíope es ya una gran figura del atletismo mundial. Nacido el 20 de junio de 1982 en Bekoji, provincia de Arsi, se presentó en sociedad con el título mundial júnior de 2001 en Ostende (Bélgica) y el segundo puesto en la prueba sénior corta. En 2002 llegó como líder absoluto a un equipo que se le ha entregado y sueña con fundamento en verlo convertido en el sucesor del todavía imperial Haile Gebrselassie. Ante el mundo hay un atleta pequeño y robusto que corre con un estilo ortodoxo: económico, estético y apropiado también para la pista. Quizás este mismo verano en el Mundial de París alargue su incipiente leyenda. Sus orígenes nos remiten a la tradicional historia de la familia numerosa. Es el segundo de seis hermanos, de procedencia humilde, padres campesinos, y de territorio fértil para el atletismo (Oromo, al sur de Etiopía, cuna del mismo Gebrselassie y de Derartu Tulu). Bekele empezó a correr en 1997, en su séptimo año de escuela y ya se impuso en el campeonato local escolar. Un año más tarde representó a su provincia en el campeonato nacional júnior y finalizó sexto. Esto le supuso una oferta en el club donde militaban entonces figuras ya legendarias como Tesfaye Jifar, Tesfaye Tola y Gezahagne Abera, todos entrenados por Tolosa Kotu, técnico del equipo etíope de maratón. La figura emergente fue seleccionado para el equipo que acudió al Mundial de Belfast 99 y obtuvo la novena plaza. Ese año fue plata en el Mundial juvenil de pista en Polonia, por detrás del keniano Pius Muli. En 2001 volvió a triunfar en una pista de tartán con otra plata en el Mundial júnior de Chile, donde fue superado por otro keniano, Gordon Mugi. En su último año de júnior completó un doble éxito con el título mundial de la categoría y el segundo puesto en el cross corto absoluto . En 2002 la historia le reservó un lugar entre los elegidos al convertirse en el primer atleta que gana el Mundial en las dos distancias (4 y 12 km) con una autoridad sorprendente. En el circuito europeo consiguió cinco victorias consecutivas con márgenes de cerca de medio minuto. En Etiopía ya le señalan como el sucesor del rey Gebreselassie, comparación que al joven campeón no le agrada demasiado. "Tengo un camino muy largo por recorrer y ya me conformaría yo con conseguir la mitad de los éxitos de mi compatriota", dijo. Los 60.000 dólares que ganó con su doble título mundial, una fortuna en su país, le permitió un cambio importante en su vida. Sigue viviendo modestamente con su hermano pequeño, también atleta, en una casa alquilada en Addis Abeba. No tiene coche pero está aprendiendo a conducir y se ha comprado un teléfono móvil. Este año, con otros 60.000 dólares más los premios por equipos, no solo ha resuelto su vida, sino que puede seguir comiendo tranquilamente sus ya famosos bocadillos.

COMPARTIR
SalvaPou
Atleta. Corredor de fons. Maratonià. Fotògraf. Editor de la web d'atletisme www.atletisme.cat.

Deixa un comentari